COworking: economía y compañía


El coworking nace con una intención: la economía, y con ese carácter surgen espacios donde las personas que trabajan independientes, o que teniendo una pequeña empresa cuyo fundamento no es el stock ni tampoco los archivos físicos, comparten el pago del alquiler y los servicios como Internet, energía, acueducto, aseo, cafetería, sala de reuniones, sala de juntas, pero más allá de todo ese entorno físico, se crean valores inéditos que amplían los horizontes de estos trabajadores que avanzan en el logro de sus propósitos en el compartir de esos espacios.

En los entornos de coworking se encuentran espacios de trabajo para todos los gustos y capacidad económica con un perfil común que es la intención de generar comunidad. En cuanto ésta se constituye emergen múltiples opciones de actividades orientadas al crecimiento personal y colectivo como conferencias, eventos sociales y empresariales, creación de equipos de trabajo y clubes para actividades de aprendizaje, recreativas y culturales (paseos, deporte, fitness, lectura, danza, cine,…)

En el compartir se genera un tipo de relaciones único y especial que incentiva la cooperación, promueve alianzas y facilita la innovación; poder interactuar con profesionales de otras áreas que trabajan al lado, amplía el enfoque y la diversidad de perspectivas para la creación y desarrollo de los proyectos individuales. El coworking hace posible crear lo que en marketing se llama networking, o red de contactos para los negocios.

La tendencia hacia el futuro con todos los cambios tecnológicos, es a usar menos espacio individual, menos herramientas y archivos físicos, y a utilizar dispositivos electrónicos en cualquier momento y lugar para el trabajo, la comunicación, la diversión y demás actividades humanas. Pero lo que no logra esta tendencia es proporcionar cercanía física, abrazos y sonrisas tan necesarios para la estabilidad emocional y la salud mental; por esta razón, los coworking, como espacios para el encuentro y la cooperación están en el orden del día y se proyectan como una alternativa al aislamiento que promueve la tecnología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *